Otra Clase Más

Clase
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

-16/01/2017-

 -Otra Clase Más-

Las clases no podían ser más aburridas, no tenía ganas ni de atender. Una voz susurró mi nombre en la oreja, me di la vuelta nervioso pero nadie parecía haberlo oido. El profesor, mirándome, dejó caer sus papeles al suelo y comenzó a mirarme aterrado…

Terror

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.
Filtrar por::   Más Reciente | Más Antiguo | Más Votado
Invitado
1 año 8 meses

Mis compañeros miraron al profesor extrañados, pero, una vez que se giraron para ver qué era lo que causaba tal reacción, todos pusieron la misma expresión de horror. Yo no entendía nada. ¿Me estaban gastando una broma? ¿Era el día de los inocentes y no me había dado cuenta? Miré a mi mesa y no pude evitar sobresaltarme cuando vi la sangre esparcida sobre el cuaderno, sangre que provenía de mi propia nariz. Quise levantarme, pero, un repentino dolor me lo impidió. Mi tráquea se cerró, mis músculos se tensaron, mis extremidades se volvieron duras y frías.
La voz que hacía segundos había pronunciado mi nombre era cada vez mas alta.
Aquella voz, no era nada ni nada menos que mi muerte.

Miembro
1 año 9 meses

Desde la ventana el señor García, director del Colegio, nos miraba con una sonrisa macabra. Tenía los brazos estirados a cada lado de su cuerpo, pero no fue eso lo que nos estremeció. No paraba de hacer torpes movimientos con los pies. Le empezó a salir sangre por la boca. Pero su turbadora sonrisa seguía intacta. Antes de que pudieran hacer nada, el señor García estampó su cabeza, con todas sus fuerzas, en la ventana. Los niños empezaron a gritar. El horror estaba asegurado.

Miembro
1 año 9 meses

Un frío asolador envolvió la clase. Mis compañeros comenzaron a temblar, en una mezcla de terror y congelación. Sus labios se ponían morados al compás de sus manos. Sin embargo, yo no tenía frío. Algo me impulsó a levantarme y ponerme sobre mi pupitre, quería dirigirme a los demás, pero no sabía qué iba a decir. Cuando comencé mi discurso no pude reconocer mi voz, pero sí el idioma, era latín. La voz que salía de mi boca era grave, ronca y profunda. La masa inerte en la que se habían convertido el resto de personas de la clase, debido al frío, se levantó sobre su propia sombra. En sus miradas no había atisbo de humanidad.
Tras la ventana, una horda que parecía humana se amontonaba…

Miembro
1 año 9 meses

Aterrado, Eduard agarro el celular que se encontraba en su bolsillo, poniéndolo en la función de cámara.
Mira detenidamente su rostro, el es un chico rubio de tez blanca, ojos marrones y pertenece a la familia de técnicos de Urara.
No encuentra nada extraño, pero al sacarse una selfie encuentra que sus ojos color marrón se tornan rojos como el fuego de las llamas.
— Ya veo, no pensaba que alguien como tu reaccionaría al encantamiento — dijo la misma voz, que luego comenzó a manifestarse en la forma de una niña de 8 años, vestida con un kimono — . Deberíamos correr ahora, ¿ vamos ?
— ¡¿ Como ?!
— Si no corremos, los Yokais te arrancaran la piel.

Miembro
1 año 9 meses

— Pero..
— Ya no hay tiempo, ahora ellos… — dijo la niña, señalando a los compañeros — . Tus amigos, tu profesor, han sido poseídos por el aura viciosa que dormía bajo tierra. La maldad se ha concentrado en esta aula desde que la escuela fue inaugurada, ¿ no escuchas los gritos, arañazos de esa alma en pena que busca redención desde la venganza ? ¡ Ahora corre !
En ese momento el cuello del profesor comenzó a crecer hasta llegar al techo.
— ¡ Se manifestó rokurokubi ! — grito la niña.
El profesor alargo su cuello hasta llegar a dos alumnos y se limito a ahorcarlos como una anaconda.
— ¡ Tienes que creerme !
— Yo..
La niña con el kimono agarra a Eduard y sale del aula.

Miembro
1 año 9 meses

Un Yōkai son una clase de criaturas en la cultura japonesa.
Algunos tienen partes animales, partes humanas, o partes de los dos.
Los Yōkai son generalmente más poderosos que los seres humanos.

Kimono-Girl cerro las puertas del aula, mientras sacaba de su bolsillo un sobre de stickers con imágenes de buda sonriente.
— Ah, ¡¿ y como eso nos va a servir ?! — grito Eduard apoyando sus dos manos contra las puertas al no encontrar nada para detener a los humanos transformados.
La niña no lo escucho y despego un sticker, pegándolo en la puerta.
El sticker de buda conjuro una red verde fosforescente en el aula 2-D
— No durara mucho el campo de protección, vamos al templo budista.

Miembro
1 año 9 meses

Una pequeña piedra que calló del techó tocó mi hombro y manchó mi abrigo, por lo que vi hacia arriba y escombros cayeron sobre mis compañeros, dejándonos sólos a mí y a mi maestro, quien solo se quedó ahí parado sin expresión alguna. Alcancé a ver un poco del cielo, el cual se tornaba tan rojo como la sangre que salía de mis oídos. Pensé que se trataba de un sismo, hasta que vi que el maestro ya no era él, si alguien exactamente igual a mí. “Estaré alucinando” pensé. “No estás en lo correcto” me contestó, susurrándome al oído. “Esto es lo más real que has experimentado en toda tu vida, la realidad es cruel, ya jamás podrás salvarte”.
Ese es mi último recuerdo. Ya no siento mi existir.

Miembro
1 año 9 meses

Cuando una persona está, propiamente dicho, viva, siente las extremidades de su cuerpo y es capaz de moverlas; siente su rostro y es capaz de crear expresiones, además, tiene una percepción del tiempo y de lo que se encuentra a su al rededor. En el estado en el que estoy ahora (si es que existe un “ahora”), lo único que siento es mi consciencia.

Miembro
1 año 8 meses

Caminé hacía su dirección pero él , rápidamente,se alejaba de mi persona.Pronto me percaté lo que sucedía:Yo era lo que le hacía tener esa expresión llena de horror.
David, compañero de clases, me gritaba desesperado que me alejara del profesor.
Ese fue el momento en el que recordé que estaba internado.

Miembro
1 año 8 meses

En ese instante no lo comprendí, para mi solo era una reacción extraña y listo, poco después note mi reflejo en la mesa, no era una simple mirada, mis ojos que yacían perplejos vieron que estos se tornaban oscuros, tan negros como la noche. Un compañero grito, pero al verlo el estaba distinto, toda la clase era distinta, era como estar en una pesadilla pero en vida, el pánico me invadió, al igual que a todos, las luces empezaron a parpadear, y el cuarto cambio, las paredes empezaron a escurrir un fluido similar a la sangre y las mesas empezaron a pudrirse y los metales a oxidarse, mis compañeros empezaron a verse como criaturas deformes y grotescas, no pude mantener la calma.

wpDiscuz