“Corre”

corre
Want create site? Find Free WordPress Themes and plugins.

-05/07/2016-

-“Corre”-

 

 

“Corre”, eran las últimas palabras que había escuchado desde que comencé a correr, no siento la noción del tiempo y no sé de qué escapo. Tratando de mirar hacia atrás, no me quedará nada más que parar, con un miedo que recorre todo mi cuerpo freno de golpe y giro rápidamente hacia atrás, temerosa.
Mis ojos veían algo deslumbrante, pequeñas luces pararon a mi alrededor, su color azul me fascinaba y de pronto…

 

Did you find apk for android? You can find new Free Android Games and apps.

Notificarme

Filtrar por::   Más Reciente | Más Antiguo | Más Votado
Miembro
9 meses 24 dias

hubo una explosión, quede inconsciente por lo que creo que fueron muchas horas, me levante como pude pues me habia roto el tobillo, al mirar alrededor me di cuenta que estaba rodeada de cadáveres y escombros. Horrorizada empeze a corre como pude …

Miembro
9 meses 23 dias

Moviéndome a la máxima velocidad que mi pie me permitía, avanzaba por aquel escenario tan atroz que me rodeaba, no sabia a donde ir, no sabia que hacer pero mi cuerpo si que lo sabia, tenia que correr, sin mirar atrás y sin detenerme otra vez.

El dolor era punzante y cada vez mis pasos se volvían mas cortos, por no fijarme en el camino tropecé con uno de los escombros cayendo fuertemente al suelo, llenando mis brazos y parte de mi cara de tierra y uno que otro rasguño, había parado…, me detuve de nuevo, fue cuando me di cuenta de ello levante la mirada.

Mi cuerpo comenzó a girar por si solo para mirar atrás, gritaba interiormente que no lo hiciera pero no me hacia caso, al girarme…

Miembro
9 meses 23 dias

Me encontré con un chico uniformado. Era del ejercito enemigo. Antes de que pudiera salir corriendo, me dijo.
-Vení, te ayudo-Me agarro del brazo y me ayudo a levantarme. Quedamos frente a frente. Tenía el pelo negro y ojos verdes. Muy raro para esta época. Me señalo un lugar lejano-Ahí hay un bunker, ahí estarás a salvo.
-¿Por qué haces esto?
-Tal vez el motivo de la guerra sea loable, pero no hay por que matar personas. Anda al bunker.
Le agradecí y empecé a ir hacia el bunker. ¿Quien era ese chico? Me dí vuelta para volver a verlo por última vez. Vi su sombra a lo lejos. Al segundo escuche el sonido de un disparo y él cayo. “Anda al bunker” Salí corriendo hacia allí sin pensarlo..

Miembro
9 meses 24 dias

La luz cesó y todo se volvió oscuro. Cuando abrí los ojos seguía en el mismo lugar pero tirada en el suelo y de prontó vi al mismo hombre.
Al hombre de mis pesadillas, el que siempre estaba allí guiándome entre mis temores. El que me daba la mano y después fríamente me la retorcía, el mismo que había presenciado todos mis sueños apartado en un lado oscuro. Observándolo todo.
Se acercó a mi a paso firme y el pecho se me encogió del miedo. Y entonces una voz, la que había escuchado antes, repitió las mismas palabras “Corre”.
Y corrí, oía los pasos del hombre en mi espalda y después caí.
El hombre se acercó tanto a mí que pude sentir su entrecortada respiración, me aparté y él sonrió.

Miembro
9 meses 23 dias

-Tienes que ser mas rápida, ¿no crees?- me dijo fríamente- Si yo pude atraparte, ¿qué piensas que pasara cuando salgas por primera vez al bosque?
Lo mire desconcertada, nunca había entendido porque todos los ciudadanos de la aldea debíamos salir al bosque cuando cumplíamos 18 años. Desde que teníamos uso de razón nos habían contado todo tipo de historias espeluznantes sobres los seres extraños que vivían ahí, pero igual nos enviaban hacia ellos con una sola advertencia “corre”.
Casi todos volvían, pero nadie hablaba de lo que veía estando afuera o de aquellos a los cuales no volvíamos a ver.
Lo único que hacíamos era prepararnos para ese día, y mi cumpleaños numero 18 era en un mes.

Miembro
9 meses 19 dias

Sinceramente no me creería capaz de afrontar mi destino. Aquel hombre, mostrándome su dentadura podrida, siempre se ocultaba hasta en mis bolsillos. Me provocaba repulsión. Sin embargo me enseñaba a fortalecer mi valentía, mi ingenio de la manera más atroz que nunca pude conocer. Y sinceramente, ¿de qué realmente tengo que huir? El bosque se había convertido en una tradición absurda, nos ponían a prueba.
– Espero que las bestias que habitan en el bosque no sean más feas que tu cara.- Respondí esperando su reacción.

Miembro
9 meses 17 dias

Decidí dejarlo atrás y caminar por el borde de la muralla hacia mi casa. Estaba tan cansada de los secretos, las pruebas y el miedo. Nada tenía sentido.
Pero lo que peor me hacía sentir era haber perdido a mi mejor amigo. Liam fue al bosque hace dos semana y nunca volvió, los que vuelven lo hacen a los pocos días, pero Liam seguía desaparecido, solo me queda esperar que cuando sea mi turno él este ahí afuera esperándome para ayudarme…

Miembro
9 meses 24 dias

Entonces me desperté. Cerré los ojos intentando capturar la imagen instantánea de ese momento. Un cielo completamente estrellado en el que se podía ver la vía láctea tan brillante Nunca había visto un cielo así. El sueño de cualquier astrónoma aficionada. Me pare y me encontré en ese mismo en ese mismo campo observando el mismo cielo. ¿Entonces que había pasado? Mire para abajo y con horror me observe a mi misma con la remera manchada de sangre. Mire a mis padres que eran dos luces brillantes que me miraban desde allá a lo lejos. Entonces recordé la imagen de mis padres siendo heridos de muerte por una bala. Claro, habíamos muerto. ¿Como no me había percatado?

Miembro
9 meses 23 dias

Yo sólo escuché; “corre”, y así lo hice. Cuando mi cuerpo y mi alma dejaron de ser uno yo seguía con ese objetivo.
La luz vino tras de mí, quería llevarme con mis padres, con mis abuelos, con la gente que ya no estaba entre los vivos. ¿Pero era eso lo que yo quería?
Sabía que si me iba con la luz ascendería a las estrellas, para alguien como yo podía ser un sueño cumplido, pero no estaba segura. Tantas cosas pendientes aquí abajo, qué sería de mis responsabilidades, mis amores, mis ilusiones ¿O es que ya no valían nada?
Seguí mirando al cielo, mis padres parecían estar en paz y quizás si no subía con ellos jamás alcanzaría esa paz. Pero una parte de mí me decía no, no era el momento…

Miembro
9 meses 22 dias

Tan rápido. Todo pasó tan rápido que no pude notar el dolor o lo que lo causó, todo lo que queda es seguir a lo que sería el más allá. El estómago se me revuelve a pensar en que toda mi vida no creí en completamente nada sobre la muerte ¿Sería estar parada en el vacío haciendo nada?

No tengo idea, y me da miedo… Pero mientras esas luces sigan brillando a lo alto, estaré bien

Miembro
9 meses 18 dias

Quedaba claro, aún no queria irme; si lo hiciese seria como renunciar a todo lo que he hecho, mis sueños y todas las demas cosas por las que realmente habia luchado se desvanecian poco a poco, pero no podia dejar que se fueran así como así. Asi que camine hacia algún sitio que no fuera el camino hacia la luz, y en ese instante en el que caminaba lo vi… un chico moreno, casí de mi estatura que claramente caminaba hacia mi. Pero me daba miedo, ahora que tenia claro que habia muerto.
Pasé por su lado, pero el no me miraba, solo caminaba y eso me sorprendio. Me di la vuelta para tomarlo del brazo, pero mi mano

Miembro
9 meses 18 dias

Parecia desvanecer cuando trataba de hacer contacto con su piel; pero no me quedaba claro, quizas no del todo.

Miembro
9 meses 23 dias

Todo aquello a mi alrededor se tornó negro. No sentía nada, ni el pequeño susurro del viento soplando contra mi piel. no sabia que podia ser peor, aquella luz cegadora o esta oscuridad que me deja gran dolor en el pecho.
El miedo vuelve a mi, aun con más fuerza que antes, azotando mi cuerpo hasta dejarlo temblando, como si estuviera a temparaturas bajo cero, tal vez es eso, pero, ¿como podría yo saberlo?

Miembro
9 meses 9 dias

Lo único que entendía en aquel momento era el sentimiento de incertidumbre que se extendía por todas mis articulaciones, recordándome que todavía- aunque estuviera experimentando algo parecido a congelarme- tenía que escapar, que alguien o algo estaba persiguiéndome . Así que me propuse intentar volver a mi estado de alarma máxima, pero mis esperanzas decayeron al darme cuenta de ningún centímetro de mi cuerpo respondía a mis mandatos.

Miembro
9 meses 23 dias

Las luces se unieron, comenzaron a tomar forma. Pequeñas chispas saliendo de esa masa deforme y brillante. A penas segundos después, un fogonazo blanco me hace taparme los ojos con el antebrazo; cuando vuelvo a mirar, es un niño pelirrojo el que se encuentra ante mí, levanta la mirada y dos ojos asustados y blancos como la nieve se clavan en los míos.
—Por favor…—Suplica. No lo entiendo, ¿quién es? ¿qué es? —Él me ha prometido que si lo hago tú serás mi mamá para siempre. Perdóname, mamá.
En poco más que un pestañeo todo se vuelve blanco, caigo de rodillas y un dolor atroz se instala en mi pecho. Un pequeño pitido suena en mi oído derecho, para poco después, dejar de sentir.

Miembro
9 meses 24 dias

Algo me ataco, no pude ver quien o que era, me cegó con esa extraña y fascinante luz. Desperté desconcertada y debido al sol, imagino que deben de ser las seis o siete , no sabía que pasaba, en mi cabeza solo estaba el bago recuerdo de el color de esas luces y correr, sabía que tenia que seguir corriendo, pero no recordaba porque, solo lo sabia. Trate de recordar mi nombre y donde estaba, pero no podía, era imposible, ¿Como iba a saber de que escapaba? no recordaba nada.
Era extraña la sensación de alguien detrás de mi, como si a cada paso que diera corriera el riesgo de ser atacada de nuevo…

Miembro
9 meses 24 dias

Vi esa imponente figura blanca. Esa esfera perfectamente oblicua que destacaba sobre el mar de estrellas. Mi querida Luna me volvió a calmar una vez más. Dejé de correr y comencé a reflexionar en lo ocurrido.
El pánico había logrado nublar mis sentidos y, por un momento, perdí la noción del tiempo. Me senté e intenté memorizar qué había pasado. Sin embargo, una luz de las de antes se extinguió delante de mis ojos. Y, aunque ya había muerto hace mucho tiempo, su reflejo continuaba presente para mí.
Yo me había ordenado correr, por fin me daba cuenta. Mi amor me había dejado. Pero comprendí que ella ya dejó de ser mía hace tiempo. Cual estrella difunta, sólo me quedaba su falsa imagen.

Miembro
9 meses 24 dias

logre divisar una imagen. Me pasé el dorso de la mano por mis ojos para clarificar la vista. Era una joven de unos diecisiete años. Tenía una cabellera larga y rubia, suave como la seda, que danzaba al compás del viento. Sus ojos color azul coral te hipnotizaba con un simple vistazo y su piel era blanca como los suaves copos de nieve que caen en los gélidos inviernos.
Sentí algo frío que recorría mi mejilla. Lleve las manos a mis ojos y estas se inundaron en una catarata de lagrimas. ¿Cómo no me había dado cuenta en todo este tiempo? Esa bellísima imagen no era otra que yo. No podía creerlo. Yo era bella como una flor, y hasta ese momento no me había dado cuenta.

Miembro
9 meses 24 dias

Una luz blanca me ciega, me baña desde el cielo y me pregunto ¿que mierda es eso? Me recorre un cosquilleo desde la nuca hasta la punta de los pies, porque si se que es, ya lo había visto antes. Como hace un mes un tubo baja hacia mi y me absorbe. No tengo miedo, se que quieren. Pero mi fascinación por esa tecnología y mi asombro por ese mundo vuelven a parecer.
La compuerta se abre y pego un salto hacia adentro; como la anterior vez el ruido de botones siendo apretados, coordenadas siendo gritadas y gente corriendo de acá para allá, me da la bienvenida. Y ahí está él, con sus brazos abiertos hacia mi, y una sonrisa encantadora. Corro hacia él y me entierro en su abrazo.

Miembro
9 meses 23 dias

Senti como si la luz de la luna aumentaba su brillo, podia ver el rostro de mis perseguidores, almenos de quienes no estaban encapuchados para soportar el frio, los reconozco… los he visto pasar por el cajero del supermercado donde trabajo, podria jurar que lor he visto mas de una vez, puede que mas de una al dia.
Me siento confundida, mi corazón late con fuerza, la misma fuerza que me impide preguntar que es lo que sucede.
Poco después habla el mas bajo de mis perseguidores
-estas bien? -me pregunta con cierta preocupación-pensamos que eras algo mas.-
Aun continuó sin poder decir nada, pero no solo por que me hayan perseguido sin razon un grupo de personas, lo reconozco es Logan…

Miembro
9 meses 21 dias

Sentí que aquellas luces me enceguesian, había corrido tanto que había llengado al maizal que quedaba a las afueras del pueblo donde vivía; tenía que continuar pasara lo que pasara. Salí del estado de shock en el que estaba y entonces recordé, no podía creer lo que había hecho, ¿Cómo era posible?, tenía muchas preguntas y estaba segura que me arrepentiría de esto, ¿ O no? Mi conciencia no me iba a dejar en tranquila. Sin darme cuenta seguí corriendo, pero a medida que avanzaba, el final del maizal estaba más lejos; no estaba segura, tenía que esconderme porque todas las sospechas irian hacia mi, no podría ver la cara de mis padres si se enteraban que había matado a mi hermana.

Miembro
9 meses 16 dias

No se como pasó. Un cuchillo de plata en mi mano y¡zas! Era un enemigo público. Algo controlaba mu mente. Porque yo no soy una asesina. Yo amaba a mi hermana.

Miembro
9 meses 24 dias

… una de ellas cambio de color. Fue como una reacción en cadena, cada una, justo después que la anterior, fue oscureciendo hasta llegar a un negro absoluto. Asustada y desconcertada me dispuse a seguir corriendo, me volteé con la intención de huir pero me fue imposible. Las luces me habían rodeado. ¿Porque fui tan estúpida y mire hacia atrás?
Caí de rodillas con una lagrima resbalando por mi mejilla. Repentinamente, un fuerte sonido se pudo escuchar en la lejanía, abrí los ojos y ya no estaban las luces rodeándome. Supe, sin razón aparente, que esto no ocurriría dos veces. Me levanté y seguí corriendo.

Miembro
9 meses 23 dias

No me paré hasta llegar a una pequeña cabaña alejada de la población, donde parecía que vivía una única persona. Aún asustada por lo que había sucedido con esas extrañas luces; piqué a la puerta y unos segundos después la abrió un hombre anciano con una barba larga que le llegaba hasta el pecho; pequeño y encorvado, con joroba. El hombre me miró extrañado y me hizo una señal para que pasara adentro.
Te estaba esperando- dijo con una voz ronca, y fue en ese entonces que me di cuenta de que esa era la voz que me había hablado, era ésa la voz que me había dicho que corriera. Soltó una carcajada al ver mi cara de horror y soltó- Los fuegos fatuos han hecho un gran trabajo trayéndote.

Miembro
9 meses 24 dias

De pronto apareció él, con sus ojos ardiendo de furia, con sus puños apretados, y mirándome. Me miraba como si me quisiera ver muerta, me miraba como cuando un león mira a su presa. Me sentía asustada, no sabía que podía hacer, no me quedaban fuerzas para correr más, pero no me quería rendir, y menos contra él. Se iba acercando lentamente como con miedo de que hechara a correr y que no volviéramos a vernos. No sabía lo que me pasaba, quería pensar un plan de escape pero mi mente no reaccionaba, estaba paralizada. Quería correr, huir, escapar de él, pero había algo que no me dejaba hacerlo. A lo mejor era él.

Miembro
9 meses 24 dias

Me invadió un sentimiento de paz y tranquilidad, ya no quería correr, me sentía segura y feliz. Pero esas sensaciones se desvanecieron cuando vi como se alejaban de mi sumiéndome en una completa oscuridad. Intente seguirlas, intente volver a correr, pero mis piernas no se movían. Me quede paralizada viendo como las luces se perdían en el horizonte, sumiéndome en una completa oscuridad.
Entonces comprendí todo, porque corría, de que escapaba, porque tenia miedo de parar y que eran esas luces.
Corría porque quería seguir con vida, escapaba de la muerte y las luces eran la vida que no quería dejar ir. Pero cometí el tremendo error de parar.

Miembro
9 meses 24 dias

Comenzaron a unirse pausadamente unas con otras, formando una delicada danza. Emitían un ligero zumbido, como si estuvieran cargadas de energía. Transitaban como piezas de un rompecabezas, creando pequeñas figuras alargadas que parecían flotar a mi lado. No lograba definirlas, tenían dos huecos por ojos y una fina línea que podía ser su boca. Me observaban fijamente, con esa altanería que solo poseen las criaturas mágicas.
A pesar del miedo y la fatiga, me sentía en presencia de una obra de arte, estaba absorta, a la expectativa. No lograba moverme, notaba como mi respiración se volvía regular.
Estaba dispuesta a hablarles cuando la que estaba a mi derecha, se me adelantó.

Miembro
9 meses 24 dias

laz luces se convirtieron en siluetas, las siluetas se acercaron a mí a toda velocidad y pude ver hermosos rostros de hombres y mujeres que me acechaban. Me atravesaron como si estuvieran hechas de humo, luego siguieron su camino. Entonces comprendí que también huían. Entonces la sombra apareció, gigantesca y deforme como volutas de niebla, oscura como pozo sin fondo. Se cernió sobre mí y saqué de su envoltorio el amuleto que me habían dado antes de que saliera corriendo. Lo abrí y lo expuse ante mí. La luz dorada brotó como un escudo que abrió a la sombra por la mitad y ésta soltó un chillido ensordecedor, pero eso solo sería suficiente para detenerla, no para vencerla. Así que me acerqué..

Miembro
9 meses 24 dias

Sentí como me elevaba.Era una sensación nueva,completamente espeluznante,pero increíble.Pronto mi cuerpo se elevó completamente del suelo y mi espalda y la parte inferior de mis brazos y piernas estaban llenas de aquellas luces tan pequeñas pero capaz de elevarse metros del suelo.Comencé a sentir el frío y…miedo.Una luz blanca cegó mi vista y me sentí inmóvil.Ya no estaba asombrada,más bien,asustada, porque sabía que esto era la muerte.

Miembro
9 meses 24 dias

Me detuve, el cambio había sucedido. Aun cuando había intentado detenerlo. Entonces pensé en sus palabras… Alice, nada puede detener lo inevitable. Me había convertido en aquella extraña criatura. El miedo me atrapó enseguida. Además del agudo dolor en mi cuerpo. Las voces que me habían seguido, me hicieron temblar. Se acercaban y se acercaban más. Nada podía detener lo inevitable. Escuché otra vez. Entonces un pensamiento iluminó mi mente que se encontraba en obscuridad. ¡Corre! Era cierto. Nada podía detener lo inevitable. Aun así , debía encontrar una nueva razón a mi existencia. Debía escapar. Debía sobrevivir.

Miembro
9 meses 23 dias

todo se torno negro y sentí como mis párpados se volvieron pesados.
Cuando desperté no había olvidado nada, sabía que mi intención era escapar pero al parecer no lo logre. No se donde estoy y sé que definitivamente lo último que vi antes de desvanecerme no era humano. Todo lo que está a mi alrededor parece abandonado, como si fuera un escondite o algo parecido. Trato de levantarme mientras siento algo en mi tobillo, tenía la ligera esperanza de que no fuera una prisionera pero era una intrusa en este lugar y lo siento pero la curiosidad me mataba. Tengo 17 años, y queria que me pasen cosas más emocionantes que levantarme tarde y sentir la adrenalina de no llegar tarde a la universidad.

Miembro
9 meses 23 dias

Todo lo que había creído real, desapareció, dejando un sabor amargo en mi cuerpo. Era como intentar atrapar aquel rayo, en una noche de tormenta, el cual iluminaba todo el cielo unos segundos y poco después desaparecía. Me sentía perdida.
Tras un largo tiempo dando vueltas en circulo, poniendo en orden mis pensamientos, descubrí que no hay salida para un alma perdida. Siempre intentaba buscar solución y una camino de vuelta, pero esta vez no lo había. El color azul resplandeciente en sus coches de policía lo indicaba. “Corre, no tengas miedo”. Y así lo hice.
No puedes escapar de tu propia mente, la locura viene ligada a nosotros y a veces es necesario intervenir para estabilizarla.

Miembro
9 meses 23 dias

Todo cobró sentido… La memoria perdida después de aquel fatídico accidente retornó con todos los recuerdos aún más vívidos de lo que podía soportar. La cabeza aún me dolía, pero aquellas luces azules eran la señal que estaba esperando. Después de varias horas huyendo había llegado a mi destino. Ahora lo sabía. Aquella ciudad merecía ser salvada de la niebla, y esa era mi misión. Debía llegar al campanario y dar la señal de tregua. Deberíamos construir juntos aquel lugar. Me salvaron para que pudiese salvar todo lo que perdimos.

Miembro
9 meses 23 dias

se posaron sobre mi, y como pequeños diamantes tornaron mi cuerpo de un brillo celestial, me sumergí como en un trance dejándome llevar por esas pequeñas luces, susurraban cosas en un idioma que no lograba entender, cada vez irradiaba mas luz de mi cuerpo hasta que solo pude ver luz a mi alrededor.

Todo paro, y como vinieron esas luces se fueron, pero yo me notaba distinta, mas fuerte, mas viva y sentía que debía hacer algo, ¿ el qué? no lo sabia, así que volví a correr, cada vez mas rápido, llegué a la ciudad y todo era muy extraño. Podía escuchar todo lo que encerraba a esa ciudad, desde cada voz a cada sonido, intenté centrarme y el sonido fué cada vez mas limpio, alguien pedía ayuda

Miembro
9 meses 23 dias

La luces cesaron y todo se volvió completamente oscuro, no quedaba rastro alguno de luminosidad, el miedo, que se había ido por un efímero instante, volvió a apoderarse de mí y cerré los ojos con fuerza, fuera lo que fuera que estaba pasando me tenía consternada y sin fuerzas. Mis piernas habían dejado de correr, ya no tenía energía para moverme, me tumbé en el piso y permanecí por lo que parecieron largas horas. Un tenue olor a flores, me hizo volver a la realidad, era agradable y no sabía de dónde venía, al momento de incorporarme, el miedo volvió a mí y las pequeñas luces azules volvieron a aparecer, no quería más miedo ni luces, me eché al piso, cerré los ojos y no volví a despertar.

Miembro
9 meses 21 dias

“Corre”, oigo de nuevo.
Mis pies, automáticamente, retoman su huida. Sangran, el asfalto me quema las plantas; pero no puedo parar, no debo parar.
Una luz, al final de la carretera, me indica que me estoy acercando al pueblo, o eso supongo. Siento la luz, a mis espaldas, brillar más intensamente a cada paso que doy; lo que sea que me sigue, se está acercando. Con las pocas fuerzas que me quedan, sigo corriendo, sigo avanzando, hasta que llego, efectivamente, a un pueblo. Giro la calle y subo por una cuesta, mi vista intenta localizar un lugar, el cual esté habitado, pero todo parece abandonado, aunque en buen estado; las farolas de la calle siguen encendidas, los setos recortados…

Miembro
9 meses 19 dias

millones de luciérnagas Cart, de esas historias que me contaban mis padres. Eran reales, todo era real, el mundo era real, yo era real, las luciérnagas eran reales, estaba viva, y aunque corría para salvar mi vida me sentía libre, por primera vez en mi vida era libre, podía correr feliz y libremente. Gracias a aquellos vándalos podría ser mas libre que nunca, como cuando estaba con mi padre.

Miembro
9 meses 16 dias

Caí, caí a un profundo lago lleno de luces azules. No me dí cuenta de que hay había algo más. Una enorme masa de pelo magenta me señalaba con la uña. Diciendo cosasa como “sacrificio” o “muerte”. Cuando por el agujero callo…

Miembro
8 meses 18 dias

Un chico, quien al caer al agua hizo que todo se volviera peor. Sentí como alguien tomo mi muñeca y me jalaba de la cosa quien comenzó a gritar como su alguien estuviera torturándola parecía los alaridos de un animal moribundo, pero de en vez de luchar me deje llevar.
– ¡Dios! ayúdame, debemos salir – de la superficie el chico salio y me grito, lo cual me hizo reflexionar y comencé a nadar, solo quedaba un metro de distancia para llegar a la orilla, pero parecía tan lejos, las luces azules se convirtieron en blancas, una por una, la cosa de pelo magenta seguía gritando – No mire hacia atrás, si quieres vivir – Me advirtió el chico, le hice caso y seguí nadando pero luego todo se volvió…

Miembro
9 meses 24 dias

Aparecio frente a mi el… solo el… sus ojos se unieron a los mios y no supe responder, estaba desconcertada y recordé lo ocurrido, el se me declaro y escuche a Mary: “Corre”, los nervios, la emoción, John Chase, ¡se me declaro! otra vez salió de mi un ruido extraño se acerco a mi y me beso
SOY HOMBRE PERO ESTE MICRO RELATO TENIA QUE ACABAR DESDE UN POV FEMENIL 😀

Miembro
9 meses 23 dias

Desperté.
Estaba en un hospital, intentaba moverme, pero mi cuerpo no respondía. Intentaba recordar como había llegado hasta aquí, pero solo venian a mi mente aquellas luces azuladas. Ondaba más en mi mente, y al hacerlo, un dolor de cabeza apareció. Tan fuerte que me desmayé.

Invitado
9 meses 23 dias

Mis ojos se iban adaptando más a la luz, era como si me hipnotizara. Llegó un momento en el que solo veía la luz, esta se iba oscureciendo cada vez más, mientras esto pasaba, recordé todos mis recuerdos, me acordé de todo: porqué corría, qué me perseguía, quienes estaban conmigo antes…
Pero no tuve tiempo de acordarme de todo, porque la luz se oscureció hasta volverse negra, y en ese momento me desperté en la oscuridad de mi habitación, era solo un sueño, ya no recuerdo nada…
En la ocuridad de la habitación, veo una luz azul, voy asustada a la habitación de mi hermana, y al verla veo como sus ojos se vuelven de marrones a azules, en ese proceso ella me dice ¡corre! y lo hago…

Invitado
9 meses 23 dias

…En ese momento me dí cuenta de que me perseguía, y con ella toda la gente que miraba con sus ojos, ¿que quieren de mí? ¿cómo puedo hacer que me dejan en paz? Cada vez que la miro me vuelvo a despertar en mi habitación, ellos no se cansan, yo sí…

Miembro
9 meses 23 dias

sentí un dolor interno en el corazón que llegó hasta mi cabeza. Todo se volvió muy borroso, sin llegar a saber de dónde venían esas luces, eché a correr de nuevo. El camino parecía mucho más largo que antes, cada vez me costaba levantar las piernas e impulsar mi cuerpo para seguir corriendo. Notaba cómo mis párpados caían, y sin darme cuenta; caí rendida al suelo.
Recuerdo que me desperté encima de una roca muy grande donde mi cuerpo cabía perfectamente. El cielo ya era oscuro, aún no era de noche porque las nubes aún estaban teñidas de naranja; así que me incorporé y miré a mi alrededor. Apareció un hombre que desprendía una luz azul de su cuerpo, él me sonrió. Yo lo miré y le dije…

Miembro
9 meses 23 dias

Empezaron a pitar los oidos, me dolía mucho la cabeza y no sabia por qué… Llevaba varias horas corriendo, o al menos eso me parecia, puede que el cansancio hubiera estado provocando en mi la sensación de que el tiempo se había alargado.
Entre las luces, percibí un humo gris que se iba acercando cada vez más, decidí que no volvería a darme la vuelta pero al girar de nuevo la cabeza, vi delante de mi al conejo blanco, y después una pequeña cajita de madera con la que hubiera tropezado de no haber parado.
La abrí despacio, desenrollando con cuidado el pedazo de papel que encontré en su interior, no había nada mas, solo esa nota:
No vale la pena que corras, ya estas dentro.

Miembro
9 meses 23 dias

me dí cuenta que había pasado toda mi vida así, corriendo, escapando de quién sabe el qué, ya ni si quiera recordaba porque empecé aquella carrera que, por lo visto, no tenía freno ni mucho menos fin. Correr era lo único que sabía hacer, era lo único que me hacía sentir viva, sobretodo ahora que ya no me quedaba nada ni nadie por lo que luchar. Supongo que empecé por sentir la adrenalina y me enamoré de ella, al igual que una vez lo hice de él. Ya no valía la pena seguir con aquella carrera, estaba agotada y comprendí que no sirve escapar. Lo supe cunado aquellas luces me hicieron sentir en casa, en su mirada azul, aquel mar en el que me ahogaría tranquila, y lo entendí me sedujeron sus ojos

Miembro
9 meses 23 dias

Nada de lo que había dejado atrás seguía ahí. Estábamos yo, las luces y la incertidumbre.
Si todo lo que se quedó tras de mí había desaparecido, posiblemente si seguía corriendo ocurriría lo mismo, así que me aventuré, tenía que ver por mí misma a dónde había ido todo.
Armada de valor, presa de los nervios y de un temblequeo constante, me acerqué a las luces. Una tremenda sensación de paz se paseó a mi alrededor, mis músculos se relajaron, mis temores me abandonaron.
Las luces eran pequeños globos, cada uno contenía un recuerdo de mi vida pasada, muchos gratos, otros más oscuros. Me tumbé a contemplarlos ¿Acaso huía de mi pasado?
Y de repente las luces se apagaron, y volví a temer…

Miembro
9 meses 23 dias

Otra vez la oscuridad , donde estaban las luces que infundian en mi un valor que me hacia,creer que podría llegar al campanario?.De repente un rayo partio en dos la oscuridad q me angustiaba , al segundo un ensordecedor trueno que hace q mi cabeza este a punto de estallar . Eso es -pensé , los rayos iluminaran mi camino hasta el campanario.Pero ese ruido me hacia latir la sien, decidi quitarme el pañuelo q llevo en el cuello y lo envuelvo alrededor de mi cabeza para amortiguar el efecto del ruido.Una voz dentro de mi cabeza grita :corre , debes dar la señal de alarma,dependen de ti para salvarse , corre…,la lluvia me calaba hasta los huesos , haciendo q mis zapatos y mi ropa pesaran …

Miembro
9 meses 23 dias

Una luz cegadora me hizo caer en el suelo. Noté un duro golpe en la nuca y después deje de recordar todo.
Cuando me levanté observé el lugar donde estaba, no era mi cama y mucho menos la habitación de un hospital. Intenté chillar, pedir auxilio y que alguien me contase algo, pero no hubo manera. Durante un buen rato estuve durmiéndome y despertándome. No sabía que hora era, estaba cansada y no tenía sentido nada de eso.
De repente escuche como la puerta se abría y de ella aparecían un par de personas con batas blancas que les cubrían todo el cuerpo. Uno de ellos saco una jeringuilla del bolsillo. Intenté que no me pinchara, pero no tuve suerte. Me pincharon un liquido azul en las venas.

Miembro
9 meses 23 dias

al principio creí que eran las luces de un auto y mi primer instinto fue correr, ero algo hizo clic en mi mente las luces de los autos no son azules, algo tenia que ser , podría ser que me pudiera ayudar a escapar o se volviera mi perdición, pero lo que desprenda esa luz afectaría mi futuro

Miembro
9 meses 23 dias

Se apagaron dejando ante mí la oscuridad total de la noche cerrada en medio de aquel bosque. No sé cuánto tiempo estuve ahí paralizada, pensando, dubitativa, con la mirada cegada y la seguridad creciente de que no sería capaz de salir de ese lugar.
Sentí cómo sin motivo aparente mis piernas empezaron a flaquear y al cabo de unos segundos mi cuerpo entero comenzó a temblar. De repente un sonido ensordecedor retumbó por todo el bosque y vi ante mí, cómo una gigantesca explosión surgida de la tierra llenó todo de luz.
Permanecí inmóvil hasta que las llamas crearon un sendero entre la maleza. Avancé con el fuego rozándome la piel y las ramas arañándome el rostro…

Miembro
9 meses 23 dias

…yacía en un lugar oscuro, tenía frío -mis manos temblaban- y me costaba respirar; quise culpar a mi asma acerca de ello -esa enfermedad casi me cuesta la vida en un pasado-, pero no recuerdo que aquella enfermedad me hiciera sentir así de ahogada. Intenté levantarme pero se me era imposible, mi tobillo me dolía, lo único que logré hacer fue empapar uno de mis tenis; supuse que un charco cercano era el causante -repito “el lugar era oscuro”, no podía ver-. Alguien, para no decir algo, jalo de mi mano, mi impresión fue tal que grité…

Miembro
9 meses 22 dias

alguien toco mi hombro, era mi hermano donald, sabes que mi madre nos tiene prohibido entrar en el bosque, desde que eramos pequeños nos decía que no entráramos al bosque porque era muy peligroso, nunca nos dijo que había dentro, solo que no entráramos . Al día estaba recostada en la ventana viendo el paisaje, y vi un niño, y me decía ven, ven por mi menta pasaron las palabras de mi madre pero era mas grande la curiosidad, salte por la ventana y me fui detrás de niño.

Miembro
9 meses 22 dias

De pronto me doy cuenta que estoy en la calle, cruzandola, y tengo que caminar rápidamente hacia la otra vereda para estar a salvo. Estoy completamente sola. Me da miedo pensar de lo que estoy escapando -“mi familia”, me recuerdo, mi madre me había gritado que huyera- y me da miedo pensar en lo que haré, pero tengo que seguir con mi vida. Seguir siendo lo que soy, sin importar lo que pase.

Tan solo espero que no muera antes de descubrir quién soy.

Miembro
9 meses 22 dias

la magia del momento se drenó sin más al ver su rostro. Él vino a buscarme, lámpara en mano, con el rostro trastornado por la preocupación. Siguió acercándose y las luces que me rodeaban se agrandaron, siguiendo sus pasos en perfecta sincronía; yo no debería estar aquí, hace horas que la atracción cerró, la feria entera le seguirá dentro de otras dos. Pero necesitaba escapar, estaba tan desesperada que no me había dado cuenta de lo que me rodeaba, tan vencida que hasta ahora noto el dolor que tengo en los costados, ese que acompaña al nudo en la garganta; ahora recuerdo que choqué muchas veces contra mi reflejo. Sólo ahora veo que he querido esconderme en la casa de los espejos.

Miembro
9 meses 22 dias

pase de la total oscuridad para vislumbrar la cara de un hombre que aparentaba ser doctor. Él pronunciaba mi nombre una y otra vez mientras me apuntaba en el ojo derecho con esa especie de lapicera demoniaca que intentaba dejarme ciega sin razón alguna. Todavía no entiendo muy bien qué pasó, pero cada vez que cierro los ojos para un mínimo parpadeo escucho “corre corre corre” y con las palabras vienen los mareos, el vértigo y segundos después las nauseas inexplicables. No puedo saber con certeza qué me hicieron, ni quién me lo hizo, pero si puedo estar segura de una cosa, jamás volveré a correr.

Miembro
9 meses 22 dias

Sentí su mano en mi hombro. Un escalofrió recorrió mi espalda. Se había pegado a mi espalda y no tenia la intención de irse. Me gire varias veces, en un movimiento frenético, desesperado, tratando de quitarme la carga de mi espalda. Estaba tan concentrada en esto que no vi que el campo terminaba en una intensa oscuridad. Camine mas lento. El bosque detrás mio desapareció. Estaba sola. La bestia ya no me acechaba. Pise la nada y caí. Una voz gutural gritaba mi nombre. La maravillosa luz azul volvía de a ratos a llenar mis parpados. Llegue al suelo, mis huesos agonizando por el dolor de la caída. Estaba en una habitación blanca. Una sombra, un hombre.

Miembro
9 meses 21 dias

ellas se detuvieron, y con la tristeza de un todo se desintegraron. Y esas luces formaron partes de sus milésimas, aquel polvo azul seguía brillando y yo lo atravesé recordando que no debía detenerme.
—Bajo ninguna razón—respire el ultimo el aliento de mi vida dejada, atravesé el ultimo umbral que me ataba a todo mi pasado y la tan prometida libertad fui a buscarla.

Miembro
9 meses 18 dias

…note que eran unas hermosas esmeraldas. Esmeraldas provenientes de miles de soldados, que las colgaban sobre sus cuellos a través de hermosos collares, los cuales representaban el emblema, el detestable emblema de los que mataron a mi familia. Y todo por correr, por correr hacia la paz. Es que ya no queríamos trabajar, no queríamos ser esclavos de otros, no queríamos morir sin libertad. Pero el mundo así es, el poderoso siempre se aprovechara del pobre.
Ellos dispararon…
FIN

Miembro
9 meses 15 dias

Los vi, allí estaban, como siempre tranquilos a pesar de todo el dolor que habían causado. El corazón me palpitaba tan fuerte que parecía que se me iba a salir del pecho. Entonces uno de ellos empezó a hablar en núfar, su lengua natal, para cuando cesó de hablar yo estaba tan concentrada en el paisaje destrozado que nos rodeaba que no me di cuenta de que todos los demás habían echado a correr. Sólo quedábamos él y yo. No cabía duda de que era él, sus rasgos duros, las orejas cortadas y su distinguido pelo blanco impecable hacían que fuera inconfundible, se trataba de Tatut. Las piernas me temblaban tanto que no me podía ni mover, sólo podía pensar en una cosa, correr.

Miembro
9 meses 5 dias

Todo se volvió negro, al despertar sentí un horrible dolor de cabeza y los ruidos a mi alrededor no ayudaban, decidí levantarme por muy aturdida y sorda estuviera,no pasó mucho hasta ver una figura que lentamente se acercaba hacia dónde estaba

-¿quién eres?

Se escucho a la distancia, por cómo caminaba supuse que venía cojeando, también por qué no pasaban unos cuantos minutos y se tambaleaba hasta caer al piso

-te hice una pregunta, si no respondes…te mataré

En ese momento todo quedó en silencio y pude volver a la realidad

-Zara, ….. Mi nombre es Zara

-encantado, soy James

-¿qué pasó?

-hubo una explosión en el laboratorio en donde trabajo o…solía hacerlo

Miembro
9 meses 1 día

se esfumaron delante de mí…En realidad se escondieron entre los arboles y arbustos. El titilar de las pequeñas luces daban un aspecto misterioso y encantador a ese momento de incertidumbre.En mi mente van y vienen preguntas:¿qué hacer? Detenerme, seguir,¿ esconderme? ¡Dónde! Si todo a mi alrededor es oscuridad, solo puedo ver la luz que brota de los árboles…Un momento, las nubes están dejando aparecer a la luna ¡y está radiante! Al fin hay rayos de luz. Aprovecharé, sus primeros toques en esta parte del planeta.Ya mismo comenzaré a correr. Otra vez. Tal vez esta natural iluminación me acompañe hasta que llegue a algún lugar en que me puedan explicar qué está ocurriendo…

Miembro
8 meses 20 dias

Una luz se hacerca con rapidez y salgo volando por los aires. Un carro que venia con una velocidad imposible de parar, me embistió. Caigo como un muñeco de trapo en el suelo sin tener fuerzas para levantarme y con mucha sangre y dolor en el cuerpo. muevo mi cabeza para ambos lados, veo al auto destrozado por el arbol que lo paro, como quisiera no haber mirado hacia atras y seguir corriendo, cuando de pronto…….

Miembro
4 meses 26 dias

…otra vez en mi habitación, desparramada sobre mi cama con todas las cobijas en el suelo y Sullivan ladrando.
Siempre me sucede, una y otra vez con el mismo cuento. Desde hace dos años que sueño con esto, y que me levanto con la misma posición y con mi perro como loco llamando a mi madre; ella siempre viene corriendo gritándole a mi bebe que pare con el escándalo y me regaña porque no lo hago callar.
Cada vez que veo esas luces azules siento un frío intenso y es cuando me despierto; siempre pienso que son los ojos de alguien que conozco. Pero aún no lo puedo averiguar.

Miembro
4 meses 26 dias

Quedé hipnotizada. Avancé para alcanzarlas.
— ¡Corre niña idiota!
Oí un grito en lo lejano y desperté del trance. Solo seguí corriendo, pero ahora acompañada de aquel chico vestido de negro.

wpDiscuz